Cómo activar las hormonas de Adelgazamiento para derretir la grasa

En el organismo se producen miles de hormonas que controlan las funciones que realiza el cuerpo. Entre los grupos de hormonas más conocidas se encuentran las hormonas que están relacionadas con la sexualidad humana; en las mujeres están los estrógenos y en los hombres la testosterona. Y, así como estas hay hormonas que se encargan de acelerar el proceso metabólico.

Una serie de hormonas encargadas de acelerar la pérdida de peso y de evitar el apetito son de vital importancia para lograr el peso que estamos buscando. Estas hormonas se conocen como insulina, cortisol y leptina, estas tres tienen un poder inimaginable sobre el proceso de adelgazar de nuestro cuerpo.

Es importante saber cómo funcionan estas hormonas, así podremos obtener los mejores resultados a la hora de perder peso. En este articulo te enseñaremos la manera en la que estas hormonas trabajan dentro de tu cuerpo, una vez que lo sepas nada será un impedimento para que llegues a tu peso ideal.

Ayuda a tus hormonas para conseguir mejores resultados

La primera hormona a la que debes prestar atención es a la insulina, ya que esta te ayudará a mejorar la absorción de la grasa. La mayoría de las personas relacionan la insulina a la diabetes. Esto es debido a que la determinación de si el azúcar en la sangre se utiliza para obtener energía inmediata o almacenada como grasa.

Es importante que sepas que al comer muchos carbohidratos, una gran cantidad de insulina se produce y las células no son capaces de absorber la grasa que proviene de estos alimentos, por lo que el hígado lo convierte en grasa. Para controlar esto te recomendamos comer pequeñas porciones que incluyen verduras, carnes magras y granos ricos en fibra cada 2-3 horas; evitar el pan blanco, azúcar blanco, pasta blanca, y los alimentos altamente procesados.

El cortisol es una “hormona del estrés” que regula el metabolismo y controla el equilibrio de sal y agua. Cuando te encuentras estresado, el cortisol estimula al cuerpo a almacenar grasa alrededor de los órganos vitales. Para evitar esto solo debes tomar un paseo durante la hora del almuerzo, comer lentamente, reducir la cafeína y tener un mínimo de 7 horas de sueño.

Por último, la leptina o la “hormona del hambre” libera de las células de grasa; su poder es tan grande que puede afectar a la hora en que tu cuerpo requiere para sentirse saciado en el largo plazo. Para controlar los efectos de esta hormona intenta probar lo siguiente: evita los alimentos azucarados, descansar la noche completa y también realizar entrenamiento de alta intensidad.

Si cumples estas recomendaciones en pocos días te habrás deshecho de esos molestos kilos demás que te atormentan.

Compartir

Comentarios