Cuidado con los tirones de la mano o de la muñeca: en los niños

El “codo de niñera” es la lesión más frecuente entre los niños de 1 a 6 años. El niño no parará de llorar y requiere inmediata atención médica para colocar el tendón en su lugar. “¡Papáaa…! Quiero volar… ¿Querés hacerme el avioncito…?” El pedido es recurrente en los niños y difícilmente haya algún padre que no lo consienta. Pero ¡cuidado con este juego!

El levantamiento brusco e inadecuado de la muñeca o de la mano puede producir la dislocación del codo -comúnmente llamado tirón del codo o codo de niñera- y la atención médica debe ser inmediata, advirtió el doctor Carlos Alberto Juárez, traumatólogo infantil y la dislocación y las fracturas de muñeca y de codo son las lesiones más frecuentes en los niños de entre 1 y 6 años.

“Los padres deben tener sumo cuidado cuando le hagan el avioncito a sus hijos: lo correcto es tomarlos o alzarlos desde los codos. Jamás de la muñeca y con el codo extendido, ya que la tracción en esta posición suele derivar en la subluxación de la cabeza del radio (cuando este hueso se corre del lugar donde se une con la articulación del codo)”, detalló el especialista. – Además del avioncito; ¿qué otro movimiento puede generar la dislocación del codo?

El tirón de codo es generalmente producido por los padres al ejercer una tracción en el eje del miembro superior con rotación del antebrazo. Para que se entienda: cuando el niño camina sujetado de la mano de la madre -por ejemplo- y tropieza, lo primero que hace instintivamente la mamá es sostenerlo con fuerza para disminuir el impacto. Si el niño cae hacia las piernas de la madre no pasará nada, pero si lo hace hacia afuera, el tirón enérgico de la mano producirá el deslizamiento del codo (también llamado codo deslizado, codo extraído).

Otro movimiento brusco que puede correr el codo de su lugar es el que hace la madre cuando tracciona con fuerza del brazo o del antebrazo del niño que se tira al piso porque no quiere caminar o porque se encaprichó con algo. – ¿Cómo se diagnostica? – La dislocación produce mucho dolor en torno del codo y el niño inmediatamente se pondrá a llorar y no querrá mover ni flexionar o estirar el brazo. El diagnóstico es clínico: el niño rehusará poner la palma de la mano hacia arriba porque ese movimiento le producirá un dolor intenso en el codo. Nosotros nos basamos en este signo para diagnosticar.

De ahí que no hagan falta radiografías ni ecografías (salvo que presente hinchazón local u otras lesiones). Además, la luxación parcial de uno de los huesos no puede verse con ninguna radiografía, ya que antes de los 4 años es mayormente cartílago. Entre los 5 y los 6 años se desarrolla la cúpula del radio, razón por la cual después de los 6 años no sufren el tirón de codo. -¿Este percance se soluciona rápido?- Se vuelve a poner el ligamento en su lugar con una maniobra de flexión que sólo los médicos podemos hacer. En pocos minutos el dolor desaparecerá y no será necesario inmovilizar el brazo, a menos que el problema sea recurrente.

 ¿La madre puede advertir de inmediato esta lesión?
– A veces, cuando suele escucharse el chasquido que provoca la salida (subluxación) o desacomodamiento del radio. Es muy importante que los adultos brinden esta información en la consulta, ya que antes de iniciar alguna maniobra de reacomodamiento el médico tratante tiene que investigar si está comprometido el hueso, si hay daño arterial o neurológico. Para esto es imprescindible que la madre o la niñera le cuenten al médico la verdad de lo ocurrido. El interrogatorio a los padres o cuidadoras es fundamental para el diagnóstico.

¿Y si el daño es más grave?- Cuando el niño tiene antecedentes de caídas, cuando no es claro el inicio del dolor y este no tenga relación con el tirón del brazo o con haberlo levantado bruscamente, puede suceder que tenga una fractura de muñeca. En este caso hacen falta la radiografía o la ecografía porque las maniobras para solucionar el problema del codo podrían desplazar la fractura de la muñeca y las cosas se complicarían…
¿El tirón del codo es más frecuente en el varón que en la mujer?
– No. Esta afirmación no tiene asidero científico; es un mito. Afecta por igual al varón y a la niña, desde que son bebés lactantes hasta los 6 años. – ¿Los bebés también se lesionan…?- En los niños que no caminan y las mamás no los tironean del brazo el diagnóstico es mucho más difícil. Llegan a la consulta porque no paran de llorar. La lesión puede ocurrir porque los hermanitos, muchas veces jugando, los tiran del brazo, el bebé llora y nadie sabe por qué. A veces la mamá hace el diagnóstico cuando le da de mamar, ya que al darle el pecho el bebé llora mucho en determinada posición. La mamá se da cuenta y le avisa al médico cuál es el brazo que le duele. Pero antes del primer año de vida este accidente es menos frecuente.

Compartir

Comentarios