5 Remedios caseros muy efectivo que te ayudarán a tratar la taquicardia

Remedios caseros para la taquicardía. Estos remedios caseros te ayudarán a que tanto tu corazón como tu cuerpo trabajén en armonia. El corazón es una bomba muscular que dirige la circulación sanguínea y es considerado uno de los órganos más vitales de nuestro organismo. Sin embargo, pocas veces secuida y sólo cuando ocurren trastornos como la taquicardia es cuando se percibe su verdadera importancia.
La taquicardia común, también llamada taquicardia auricular por paroxismo, es una alteración del ritmo normal del corazón el cual pasa de72 latidos por minutos (en un adulto en reposo) a 120-180-200 en cuestión de segundos.
Como resultado, el cuerpo no recibe suficiente oxígeno y nutrientes para funcionar correctamente.
Entre las causas de la taquicardia tenemos:
Problema congénito
Enfermedades de las arterias o del corazón
Estado de ansiedad o estrés
Tabaquismo
Falta de actividad física
Abuso de estimulantes como el café, tabaco o alcohol
Emoción momentánea
Esfuerzo
Fiebre
Entre los síntomas más comunes están
Palpitaciones
Falta de aire
Mareos
Cansancio
Dolor en el pecho
Náuseas acompañado de pánico
Debilidad
Sudor
Desmayo
Para prevenir esta dolencia se puede usar los siguientes remedios caseros y naturales:
Remedios populares
Preparar una infusión con una cucharadita de flores secas o frescas de espino en una taza de agua la cual debe hervir por 10 minutos. Tomar dos veces al día. Esta infusión ayuda a regularizar las pulsaciones del corazón, incrementa el poder del músculo cardiaco y baja la presión arterial.
Elaborar una infusión con una cucharadita de valeriana seca en una taza de agua la cual debe hervir por 10 minutos. La valeriana no sólo tranquiliza a la persona sino también ayuda a regularizar el ritmo cardiaco. Se toma una taza preferiblemente de noche.
Hacer un té con flores secas de madreselva en una taza deagua la cual debe hervir durante 10 minutos. Tomar dos veces al día. Es muy recomendado para los casos de taquicardia.
Colocar un puñado de hojas secas de cedrón en un jarro de agua que esté hirviendo. Dejar reposar y tomar. Repetir, por lo menos, dos veces diarias.
Verter 3 rarnas de yerbabuena en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza al día.

Compartir

Comentarios