Se Descubre La Mayor Receta Tibetana Para Curar Males De Salud

Las personas con problemas de colesterol y padecimientos como dolores de cabeza, mareos, retención de líquidos.

Problemas respiratorios y circulatorios, entre otros, son por llevar una mala alimentación, basada en azúcar, sal y grasas.

En el mercado hay muchos fármacos que ayudan a regular el colesterol malo, no obstante, hay personas que tienen efectos secundarios o reacciones a este tipo de medicamentos, por lo que siempre buscan alternativas naturales.

 

Hoy en día se están desempolvando muchas recetas que solían ayudar hace miles de años a las personas; entre las más destacada es una cura tibetana.

Algunas personas que la han probado han dado fe de sus grandes cambios en el organismo.

El Ajo Contra El Colesterol Malo

Primero, entendamos el motivo por el cual esta receta es tan bueno, para saberlo necesitamos conocer algunas de las propiedades del ajo:

Vitaminas como B1, B2, B6, B12, ácido fólico, E, C y A y minerales como hierro, calcio, zinc, magnesio, entre otros.
Sirve para impedir la agregación plaquetaria y fluidificar la sangre.
Reduce los niveles de colesterol.
Es antibiótico, aumenta las defensas, previene las úlceras de estómago, favorece el sistema cardiovascular, combate la bronquitis, entre otros.
Protege el sistema cardiovascular
Regula los niveles de azúcar en sangre
Sirve como diurético y depurativo
Para la receta tibetana vas a necesitar:

Ingredientes:

350 g. de ajos crudos (pelados y triturados)
¼ de litro de Aguardiente o alcohol de 70º (uso interno)
Procedimiento: Tomamos los ajos (previamente pelados y triturados) y los colocamos en un frasco de cristal junto al aguardiente o el alcohol, tapamos el frasco y refrigeramos por alrededor de 10 días. Después de los 10 días colamos la mezcla y guardamos otra vez la mezcla en el refrigerador por dos días más. Finalmente, ya podemos usar nuestra receta tibetana.

Recomendaciones: El preparado de esta receta se toma en gotas, luego de ingerir el líquido se debe tomar agua o leche.

Compartir

Comentarios